Justin Kluivert fue el autor del gol de la victoria del Valencia ante Osasuna y cuajó su mejor partido desde que llegó/VCF

1-0. Nadie puede con Mestalla

Un golazo de Justin Kluivert en el minuto 74′ hizo justicia en el marcador y saca al Valencia de los puestos de descenso. La grada volvió a ser decisiva en la victoria del equipo

ANTONIO CASAÑ

El Valencia superó con claridad a Osasuna y lo hizo en todo el terreno de juego, con varias ocasiones claras para haber resuelto mucho antes el encuentro y con una disciplina defensiva impecable que hizo que Mamardashivili pasara desapercibido. El sello de Baraja ha impregnado al conjunto blanquinegro de seguridad y fe en la victoria, le ha dotado de un equilibrio del que carecía y de un juego de equipo necesario para conseguir sacar adelante los partidos.

Hasta el propio Arrasate reconoció que el Valencia les había pasado por encima. Ni una sola jugada enlazada de cara al área rival, ni un solo remate a puerta. Y fueron los de Baraja los que mandaron a lo largo y ancho de los 97 minutos de juego. El entrenador valencianista ha reducido los riesgos y ha dotado a sus jugadores de sentido de conjunto. Todos bajan, todos suben. Hay anticipación, fuerza y convicción, con un fútbol más vertical en el que faltó cierta pausa para tomar la decisión acertada.

La acción más peligrosa de la primera parte repitió protagonistas. Hugo Duro volvió a estar muy rápido para recuperar en campo contrario y, tras sortear a Aridane, se plantó en situación de mano a mano ante Sergio Herrera. La ocasión era manifiesta, pero el guardameta rojillo se agigantó para evitar el primer tanto del partido.

Entre las acciones que hicieron destacar al trencilla Iglesias Villanueva, la primera se dio en los primeros minutos. Expulsó por roja directa a instancias de su asistente al meta Sergio Herrera, quien se había llevado el balón tan limpiamente ante Hugo Duro que hasta dio miedo lo bien que lo hizo. Y así lo vio en el VAR, por lo que le retiró la expulsión y no señaló ni falta.

La presencia sobre el césped de Samuel Lino hizo multiplicar las llegadas del Valencia en ataque. En una de estas internadas ofensivas, Mestalla estalló para reclamar dos penaltis, uno por agarrón de Aridane y otro por zancadilla de Torró, pero ambas acciones quedaron impunes.

Todo se aceleró en la segunda mitad. Por fin llegó el tanto de Justin Kluivert, un golazo por la escuadra tras ser asistido por un Samuel Lino que aceleró el partido (74′). De hecho, poco antes de eso el delantero recibió un claro penalti de Lucas Torró que no señaló Villanueva y que ni fue al VAR a revisar.

Tras el gol, el Valencia pudo sentenciar con dos claras ocasiones de Lino y Duro, pero Herrera se encargó de mantener la emoción hasta el pitido final. Primero voló para alcanzar el testarazo del brasileño en boca de gol.

Y llegó el show del colegiado gallego. Hubo otra roja, a Aimar Oroz, que llevaba nada en el campo, por una entrada a Gayà. Con el VAR, donde se vio una repetición nefasta en la que no se veía nada, decidió quitarle y luego otras repeticiones demostraron que la entrada fue a la altura de la tibia. Y acto seguido, penalti. También gracias al VAR, porque para él no fue nada el derribo de Brasanac sobre Thierry Correia en primera instancia.

La mala noticia fue que Hugo Duro, que jugó un buen partido, falló el penalti ante un Sergio Herrera que aguantó a Osasuna todo lo que pudo y más. Porque los navarros, cuando buscaron apretar, fueron un quiero y no puedo.

El Valencia sale del descenso a base de buen juego, de casta y de calidad. Y el próximo sábado espera el Atlético en el Mestropolitano. Seguro que Baraja quiere ganar. Porque este Valencia, de su mano, no tiene trazas de permanecer en la cola muchas más jornadas. Otra cosa serán los arbitrajes, en este momento, el hazme reír de LaLiga, lo peorcito de Europa.

El arbitraje español bajo sospecha, la Federación más

Protagonista nefasto del partido fue Iglesias Villanueva, que veremos si termina en la nevera o si consideran desde el Comité Arbitral que ha hecho un «excelente trabajo», ya que muchas veces ocurre que la percepción desde el exterior dista mucho de la que tienen desde dentro.

El despropósito del colegiado gallego empezó en el primer tiempo. Corría el minuto 20′ cuando llegó el primer error de bulto. Sí que es verdad que en esta vez Batman tuvo la ayuda de su Robin, porque el juez de línea fue el que llevó al error. Sergio Herrera salió de su área a un balón dividido con Hugo Duro y entró en segada llevándose a la perfección el balón No había nada. Eso le pareció también a Villanueva, pero se dejó llevar por la opinión de su compañero y de golpe pitó falta y roja directa.

Una tarjeta que no debería de haberlo sido nunca. Ni que fuera falta. Ya que el balón estaba casi en la banda y Aridane llegaba sobrado a cubrir a Herrera. Por suerte, el VAR llamó a Villanueva y con la pantalla delante, y a pesar de necesitar más de 7 repeticiones para salir de sus trece, retiró la roja al meta de Osasuna.

Lo más duro, sin embargo, llegó para el momento clave, cuando ambos se lo jugaban todo. Samuel Lino hacía nada que estaba sobre el césped cuando de golpe fue derribado en una jugada embarullada. No se señaló nada pero luego, en la repetición, se vio como claramente Lucas Torró trababa por detrás al delantero del Valencia. Bueno, o eso se apreció, porque el VAR ni siquiera llamó al orden al gallego, que siguió con normalidad.

La cosa evidentemente no iba a quedar ahí. Todavía quedaban dos acciones más. Otro caso de roja, esta vez sobre otro jugador de OsasunaAimar Oroz, que llevaba nada en el campo, fue expulsado por roja directa tras una entrada sobre Gayà que provocó hasta un pique en ambos equipos. Incluso otra roja para el Chimmy Ávila que ya estaba en el banquillo protestando según pareció, ya que no se llegó a ver. Pues bien, aquí es cuando la situación fue más surrealista.

Desde el VAR solo le dieron una repetición a Iglesias Villanueva que estaba lejos y en la que no se apreciaba demasiado lo que había sucedido. Aun con eso, decidió retirar la roja y una vez lo había hecho, la realización ofreció otras repeticiones de más cerca donde se veía un claro golpe a la altura de la tibia de Gayà merecedor de roja. Esa imagen no se esperó ni a verla.

Ya para terminar, no podía faltar otro penalti. Otro que tampoco vio Villanueva a pesar de estar en sus morros la jugada. Brasanac se tiró en segada a un balón sin dueño y el que cayó fue Correia. Una vez más el VAR, que fue el colegiado real del partido, llamó al gallego, que cambió su decisión y sí decretó penalti.

Datos del partido

VALENCIA CF:  Mamardashvili; Foulquier, Özkacar, Diakhaby, Gayà; Musah (Ilaix, 82′), Guillamón, Almeida (Nico, 73′); Castillejo (Lino, 59′), Hugo Duro, Kluivert (Correia, 82′).

C. A. OSASUNA: Herrera; Moncayola (Oroz, 78′), Aridane, David García, Cruz; Moi Gómez, Torró (Barja, 78′), Ibáñez (Brasanac, 73′); ‘Chimy’ Ávila (Nacho Vidal, 66′), Kike (Budimir, 73′), Abde.

GOL: 1-0 M. 74 Justin Kluivert.

ÁRBITRO:  Iglesias Villanueva (gallego). TA: Hugo Duro (71′), José Gayà (96′)David García (4′), Juan Cruz (16′), ‘Chimy’ Ávila (36′), Lucas Torró (68′), Aimar Oroz (87′).

 

 

About InformaValencia

También puede interesarte

Para Baraja, la clave está en el centro del campo

El entrenador del Valencia elogia a Bellingham, de quien afirma que «lo tiene todo»

Deja una respuesta