Home / Copa del Rey / El Valencia de Marcelino en una temporada de la tierra al cielo
Marcelino estuvo anoche en el programa de Juanma Castaño en Cope/Img. Cope

El Valencia de Marcelino en una temporada de la tierra al cielo

El equipo llega a la Final de Copa crecido tras un mal comienzo de campaña y busca poner el broche de oro con el título en el año del Centenario

Valencia, miércoles 22 de mayo de 2019

Antonio Silvestre (Facebook valencianista.eu).- «Nos queda mucho por correr para poder levantar la Copa». Dani Parejo, capitán y guía de este Valencia 2018-2019, se mostró muy cauto anoche en el programa de Juanma Castaño en cadena Cope, en el que también estuvieron el entrenador, Marcelino García Toral y Rodrigo Moreno. Los tres coincidieron en señalar al Barcelona como favorito, aunque se mostraron seguros de mantener sus opciones de victoria, aunque eso sí, con mucho esfuerzo y siendo tan competitivos como en el tramo final de LaLiga.

Y es que justo veinte años después, Marcelino vuelve a llevar al Valencia a una Final de Copa, con signos similares a la trayectoria de la temporada 98-99, con Ranieri en el banquillo. En aquella temporada, los valencianistas se metieron en Champions en la última jornada y ganaron la Copa del Rey ante el Atlético de Madrid, curiosamente en Sevilla, en el estadio de la Cartuja. Luego llegó el descafeinado triunfo en la final de 2008 ante el Getafe en el Calderón, en una temporada de triste recuerdo para el valencianismo.

Carlos Soler en el partido ante el Girona (0-1)

El conjunto de Mestalla tuvo un arranque de temporada desilusionante y buena prueba de ello son los 35 puntos en Liga conseguidos en la segunda vuelta por tan solo 23 en la primera donde se ganó a pulso el calificativo de ‘rey del empate’ por la cantidad de partidos donde solo consiguió sumar un punto, concretamente dieciséis, con tan solo siete derrotas y catorce victorias.

Aunque es cierto que nadie soñaba en las gradas de Mestalla con un desenlace así a finales del pasado mes de diciembre, cuando un gol de Piccini daba una agónica victoria frente al Huesca en Mestalla. Fue tal vez ese el punto de inflexión para un equipo diseñado para pelear por objetivos más nobles y que vivió sus primeros compases de la temporada sumido en la indefinición, trasladando la desazón a todos sus seguidores.

Tras el partido de El Alcoraz y otros dos resultados desalentadores, el equipo encadenó doce jornadas consecutivas sin perder con marcadores tan meritorios como fue el empate en el Camp Nou, con otra vez Leo Messi salvando los muebles de los suyos, y una importante victoria ante el Madrid en Mestalla, para ir escalando posiciones en la tabla hasta acabar por detrás de los tres grandes del fútbol español.

No fue hasta la séptima jornada cuando el equipo sumó su primera victoria ante la Real en Anoeta y tuvo que esperar a la decimotercera para que sus aficionados pudieran aplaudir los primeros tres puntos en casa ante el Rayo Vallecano. El club tuvo paciencia ante la lluvia de críticas a la planficación de la temporada y Marcelino sintió el apoyo de Mateu Alemany para creer en su proyecto y sacar a flote al equipo.

El entrenador asturiano reconoció  «estar sufriendo por los resultados que está cosechando el equipo» pero expresó también el «apoyo y confianza absoluta» en el trabajo del cuerpo técnico. «Dentro del club sólo percibo apoyo y confianza absoluta en nuestro trabajo. Desde la temporada pasada demostramos una implicación absoluta. Eso persiste. Seguimos trabajando igual e incluso tenemos más dedicación para buscar soluciones», explicó Marcelino a los medios de comunicación.

A las puertas de una final europea

La exigencia ha sido máxima para un equipo que tuvo que jugar tres partidos por semana a partir de principios de enero tras ser eliminado en la Champions en diciembre de 2018 para comenzar una nueva edición de la Copa del Rey que le puede dar el título once años después.

La trayectoria europea del Valencia también fue un camino donde el equipo fue de menos a más, desde su primera derrota en el primer partido de la fase de grupos ante la Juventus de Ronaldo en Mestalla, mismo escenario donde venció al Manchester United en la última jornada, pero que no le sirvió para acceder a los octavos de final al quedar por detrás de los dos colosos continentales y meterse en la Europa League.

Fue en el penúltimo peldaño de la segunda competición continental -tras eliminar a Krasnodar en octavos y Villarreal en cuartos- donde el equipo no pudo alcanzar la final de la Liga Europa ante otro histórico como es el Arsenal en una eliminatoria que se complicó en el Emirates Stadium con un gol de Aubameyang en el descuento (3-1) que hizo concebir escasas esperanzas para la remontada en Mestalla.

Trayectoria ascendente también en Copa

La trayectoria en Copa tampoco tuvo un buen comienzo ya que su favoritismo ante el Ebro, equipo que milita en la Segunda División B quedó en duda a pesar de ganar los dos partidos por la mínima. Los octavos de final tampoco empezaron bien, ya que tuvo que remontar en Mestalla (3-0) la derrota en El Molinón ante el Sporting de Gijón(2-1). El siguiente rival, el Getafe, no les puso las cosas nada fáciles y tras caer en el Coliseum en la ida (1-0) volvieron a remontar en su estadio (3-1).

El equipo ya mostraba síntomas de un gran nivel competitivo en las semifinales ante el Real Betis empatando en el Benito Villamarín (2-2), un encuentro que tenían perdido en los minutos finales por 2-0 para lograr el pase a la gran final después de lograr la victoria en Mestalla por 1-0.

Rodrigo marca el gol que vale una final de Copa/tw

Las lesiones han sido otro de los hándicaps de Marcelino para firmar una temporada más regular. Su gran estrella, el portugués Gonçalo Guedes se ha perdido once partidos tras estar 54 días de baja. Más tiempo suma Geofrey Kongdobia fuera del equipo, concretamente 25 partidos y más de cuatro meses fuera de los terrenos de juego. Tampoco ha tenido suerte el francés Francis Coquellin, de baja casi dos meses. Además y puntualmente, Cristiano Piccini, Ezequiel Garay y Gabriel Paulista también has estado ausentes del once inicial, así como Denis Cheryshev, seguramente en su mejor momento en el Valencia desde que llegó.

A pesar de las dificultades, el Valencia ha demostrado un ascendente nivel competitivo y una definitiva capacidad de aceleración en el tramo final de temporada, para llegar al cien por cien a una cita que puede hacer historia para un club que este año entró en el club de los centenarios.

 

About InformaValencia

También puede interesarte

El Valencia le pide a la Cheperudeta ‘una altra copeta’ para esta temporada

Los capitanes Jaume Doménech y José Luis Gayà llevaron la cesta de flores en representación …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *